Agujeros negros errantes ¿posible?

Desde hace tiempo los astrónomos piensan que existen muchos agujeros negros deambulando libremente entre las estrellas, pero hasta ahora nadie había conseguido encontrar ninguno. Lógicamente, eso se debe a la naturaleza misma de los agujeros negros, así llamados porque nada, ni siquiera la luz, puede escapar de sus potentes campos gravitatorios, de modo que son objetos negros moviéndose por el fondo, también negro, del espacio. En otras palabras, son casi imposibles de detectar.

Aún así, existe una gran cantidad de evidencia que apunta a que estos agujeros negros ‘errantes’ existen realmente. Numerosas investigaciones, por ejemplo, ya han demostrado que muchos agujeros negros se forman tras el colapso gravitatorio de estrellas masivas. En estos casos, la estrella muere aplastada por su propia gravedad, que la comprime sin contemplaciones hasta convertirla en un simple punto, un agujero negro, precedido a veces por una tremenda explosión de supernova.

 

Actualmente una red global de telescopios ha capturado el entorno extremo que rodea al agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, en el núcleo de nuestra galaxia hay un agujero negro supermasivo con el peso de cuatro millones de soles. Rodeado por un disco brillante de materia turbulenta, este pozo sin fondo del espacio-tiempo normalmente está oscurecido por un manto de gas, polvo y estrellas en órbita. La imagen muestra un anillo distorsionado de material radiante que envuelve un pozo de oscuridad: la sombra del agujero negro conocido como Sagitario A*. La imagen se arrastra hasta el horizonte de sucesos del agujero negro, el punto de no retorno más allá del cual las estrellas, los planetas, el polvo e incluso la luz se pierden para siempre.

¡Super intrigante! ¿No?

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.