¿Qué sabes sobre caída libre?

En la caída libre un objeto cae verticalmente desde cierta altura despreciando cualquier tipo de rozamiento con el aire o cualquier otro obstáculo, se trata de un movimiento rectilíneo uniformemente acelerado o movimiento rectilíneo uniformemente variado en el que la aceleración coincide con el valor de la gravedad. O bien es aquella en la cual un cuerpo experimenta cuando está únicamente sometido a la acción de gravedad, y que supone un descenso vertical. De allí que esta definición excluye a las caídas influenciadas, en mayor o menor medida, por la resistencia del aire, así como a cualquier otra que tenga lugar como consecuencia de la presencia de un fluido.

En el vacío, la aceleración es constante, y es la misma para todos los cuerpos, independientemente de su forma y peso. La presencia de fluidos, como el aire, por ejemplo, tiende a frenar ese movimiento, haciendo depender la aceleración de otros factores, como la forma, el peso o la densidad del cuerpo.

La aceleración en la caída libre es la aceleración de la gravedad, que es de aproximadamente 9,81 m/s2. Si el movimiento es en descenso, el valor de la aceleración es positivo, mientras que si se trata de un ascenso vertical, este valor pasa a ser negativo, pues constituye un movimiento desacelerado. Al ascenso en vertical se lo denomina tiro vertical, y se refiere al movimiento en el cual un objeto es lanzado en línea recta hacia arriba.

El sentido común nos dice que un cuerpo pesado, por ejemplo, un martillo, debería caer a mayor velocidad que un cuerpo ligero, como por ejemplo una pluma, sin embargo el sentido común no acierta en esa ocasión. El hecho es que si la pluma y el martillo estuvieran en el vacío, ambos caerían a igual velocidad. Cuando no están en el vacío y el aire se encuentra ofreciendo resistencia a estos cuerpos, su efecto es más evidente sobre la pluma, que llegará al suelo más tarde.

Si no estás convencido de lo que acabamos de deducir, observa el siguiente vídeo en el que el astronauta David Scott, comandante de la misión Apolo 15 deja caer una pluma y un martillo en plena superficie lunar, donde no existe aire que ofrezca resistencia a estos cuerpos y a la vez realicemos la siguiente práctica que nos permitirá experimentar con el concepto de caída libre.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.