Los ríos podrían no ser tan resistentes a la sequía como se pensaba

Es posible que los ríos devastados por una sequía prolongada no puedan recuperarse, incluso después de que regresen las lluvias. Siete años después de que la sequía del Milenio asolara el sureste de Australia, una gran parte de los ríos de la región aún no muestran signos de volver al flujo de agua que tenían antes de la sequía.

La sequía de varios años en el sureste de Australia, que comenzó en algún momento entre 1997 y 2001 y duró hasta 2010, ofreció un experimento natural para probar esta suposición. No fue la sequía más severa que haya experimentado la región, pero fue el período más largo de escasez de precipitaciones en la región desde alrededor de 1900.

Investigadores analizaron las tasas de caudal anual y estacional (volumen de agua que atraviesa una superficie en un tiempo determinado) en 161 cuencas fluviales de la región antes, durante y después de la sequía. Descubrieron que para 2017, el 37 por ciento de esas cuencas fluviales aún no veían la cantidad de flujo de agua que tenían antes de la sequía. Además, de esos ríos de bajo flujo, la gran mayoría, el 80 por ciento, tampoco muestra signos de que puedan recuperarse en el futuro, encontró el equipo.

Muchos de los ríos del sureste de Australia se habían recuperado de sequías anteriores, incluido un episodio grave pero breve en 1983. Pero incluso las fuertes lluvias de 2010, que marcaron el final de la sequía del Milenio, no fueron suficientes para devolver estas cuencas a su estado anterior. Eso sugiere que, después de todo, existe un límite para la resiliencia de los ríos.

La precipitación posterior a la sequía fue similar a la precipitación previa a la sequía, y el agua no termina en el flujo de la corriente, por lo que debe ir a otro lugar. El equipo examinó varias posibilidades: el agua se infiltró en el suelo y se almacenó como agua subterránea, o nunca llegó al suelo, posiblemente interceptada por las hojas y luego se evaporó de nuevo al aire.

Pero ninguna de estas explicaciones fue confirmada por estudios de estos sitios, informan los investigadores. La posibilidad restante, y más probable, es que el entorno haya cambiado: el agua se está evaporando de los suelos y transpirando de las plantas más rápidamente que antes de la sequía.

El hallazgo de que los ríos tienen una resistencia finita a la sequía es de particular preocupación a medida que el planeta se calienta y las sequías más prolongadas son más probables.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.