Moléculas de anillos de carbono vinculadas a la vida fueron encontradas en el espacio ¡por primera vez!

Un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de California (EEUU) ha hallado por primera vez, usando telescopios de radio de alta sensibilidad, una molécula prebiótica en el espacio fuera de nuestro sistema solar, es la primera molécula quiral orgánica compleja encontrada en el espacio interestelar.

La molécula, óxido de propileno, fue hallada cerca del centro de la Vía Láctea, en una enorme formación de estrellas en la nube de polvo y gas conocida como Sagitario B2, este descubrimiento ayuda a dar un paso adelante en la compresión sobre uno de los mayores misterios del origen de la vida. Se trata de una molécula quiral, es decir, no superponible con su imagen reflejada, cuyo tipo resulta crucial para el desarrollo de la vida tal y como la conocemos, ya que todo aquello vivo es sensible al uso de una u otra de estas moléculas quirales.

Aunque el óxido propileno no es utilizado por los seres vivos, su presencia en el espacio es una señal de que pueden existir otras moléculas quirales. Existen ciertas moléculas orgánicas que tienen versiones especulares de sí mismas, se trata de una propiedad química conocida como quiralidad. Estas llamadas moléculas “duras” son esenciales para la biología y se han encontrado en meteoritos llegados a la Tierra y cometas del Sistema Solar. Ninguno, sin embargo, se había detectado en las vastas extensiones del espacio interestelar, hasta ahora.

Según explican astrónomos, las moléculas orgánicas complejas se forman en nubes interestelares -como Sgr B2- de varias maneras. La vía más básica es a través de la química en fase gas, en el que las partículas chocan entre sí y se unen para producir moléculas cada vez más complejas, una vez que los compuestos orgánicos tan grandes como metanol (CH3OH) se producen, sin embargo, este proceso se vuelve mucho menos eficiente.

Para formar moléculas más complejas, como el óxido de propileno, los astrónomos creen que se forman mantos delgados de hielo en polvo en grano, que se enlazan con la ayuda de pequeñas moléculas en estructuras más largas y más grandes, estas moléculas pueden evaporarse de la superficie de los granos y reaccionar en al gas de la nube circundante.

Hasta la fecha, más de 180 moléculas se han detectado en el espacio, cada una de ellas cae y vibra en el vacío cerca del medio interestelar y emite una firma distintiva, una serie de picos reveladores que aparecen en el espectro radioeléctrico. Las moléculas más grandes y complejas tienen una firma correspondientemente más compleja, haciéndolas más difíciles de detectar.

¿Intrigante?¿No crees?

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.