Nubes que brillan en la noche, científicos crean una para poder comprenderlas

La misión Super Soaker de la NASA fue básicamente un proyecto extremo de bricolaje: para comprender mejor cómo se forman las nubes noctilucentes o que brillan de noche, los investigadores crearon una desde cero

Imaginate esto, una congelada mañana antes del amanecer de enero de 2018, los investigadores lanzaron un cohete que transportaba agua equivalente a una bañera desde Poker Flat Research Range en Chatanika, Alaska, cuando este cohete estaba a 85 kilómetros del suelo, su carga de agua explotó, rociando la mesosfera superior con una columna de vapor que se congeló en una nube de cristales de hielo. Cuando tales neblinas de hielo que vuelan a gran altura son iluminadas por la luz del sol desde más allá del horizonte después de la puesta del sol, se ven en el cielo oscuro como nubes noctilucentes relucientes.

La nube en este experimento era demasiado pequeña para verla desde el suelo, pero los reflejos de un láser terrestre dirigido al cohete “Super Soaker” detectaron una nube de cristales de hielo 18 segundos después de la explosión. De acuerdo con las simulaciones por computadora de la formación de nubes, esa nube podría haberse formado tan rápido solo si la temperatura dentro de la columna de vapor fuera aproximadamente 25 grados centígrados más fría que el aire circundante.

El rápido enfriamiento, desde una temperatura inicial de aproximadamente -45 ° Celsius, sugiere que el vapor de agua liberado por el cohete no solo proporcionó el H2O para hacer cristales de hielo, sino que también enfrió activamente el aire para desencadenar la formación de nubes. El vapor de agua puede enfriar la atmósfera superior porque el H2O es muy bueno para emitir radiación infrarroja, y el gas en la atmósfera es lo suficientemente escaso como para que este calor se escape fácilmente al espacio. Entonces, a estas altitudes, el vapor de agua en sí mismo puede enfriar fácilmente el aire lo suficiente como para crear nubes noctilucentes.

El experimento Super Soaker “fue una idea muy innovadora”, dice Xinzhao Chu, físico de la Universidad de Colorado Boulder que no participó en el trabajo. Las nubes noctilucentes se han vuelto más brillantes y más frecuentes en las últimas décadas. Pero no está claro cuánto de eso se debe al cambio climático, que se espera que haga que la mesosfera sea más fría y húmeda, en comparación con más lanzamientos de cohetes que bombean vapor de agua adicional a la atmósfera, dice ella. Una mejor comprensión de las nubes generadas por cohetes podría ayudar a aislar el impacto del cambio climático en la atmósfera superior.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.