Contaminación térmica del suelo y su impacto en el cambio climático

La contaminación térmica del suelo podría aprovecharse, por medio del calor que se filtra al suelo permitiendo la posibilidad de reciclarse para ayudar a calentar edificios en las ciudades. El secreto para calentar de manera eficiente algunos edificios podría estar bajo nuestros pies, debido al calor que los humanos almacenan sin darse cuenta bajo tierra. Así como las ciudades calientan el aire circundante, dando lugar a islas de calor urbano, también la infraestructura humana calienta la tierra subyacente.

Un análisis de pozos de agua subterránea en Europa,  partes de América del Norte y Australia reveló que aproximadamente un par de miles de esos lugares poseen un exceso de calor subterráneo que podría reciclarse para calentar edificios durante un año, según investigadores. Incluso si se lograra eliminar toda esta contaminación térmica acumulada, la infraestructura existente en una cuarta parte continuaría calentando el suelo,  de tal manera que el calor se podría recolectar durante muchos años.

Esto podría reducir la dependencia de los combustibles fósiles y ayudar a mitigar el cambio climático. Este trabajo muestra el impacto que podría tener el reciclaje de calor subterráneo si se aprovechara a gran escala, este se filtra hacia el subsuelo desde las bases cálidas de estructuras como edificios, estacionamientos y túneles, así como el asfalto, que absorben la radiación solar.

La extracción de la contaminación térmica podría lograrse canalizando agua subterránea a bombas de calor en la superficie. El agua, calentada bajo tierra por todo ese calor atrapado, podría calentar los edificios a medida que libera calor en sus interiores más fríos, esto permitiría aprovechar el calor subterráneo y proporcionar a algunas comunidades un medio confiable y de bajo consumo de energía para calentar sus hogares.

El estudio reveló que  aproximadamente el 43 por ciento de las ubicaciones, en su mayoría cerca de áreas densamente pobladas, se había acumulado suficiente calor en 20 metros de tierra como para satisfacer la demanda de calefacción local de un año.

La construcción de sistemas para aprovechar la contaminación térmica humana hoy en día podría algún día ayudar a los habitantes a aprovechar el calor que año con año aumenta.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.