¿Microbios antárticos y búsqueda de extraterrestres?¿Cómo se relacionan?

Aún en los entornos más duros, los microbios siempre parecen sobrevivir. Prosperan en todas partes, desde respiraderos hidrotermales del fondo marino hirviendo hasta lo alto del monte Everest; incluso se han encontrado grupos de células microbianas adheridas al casco de la estación espacial internacional. No habría razón para que un estudio realizado por un ecologista microbiano Noah Fierer, donde se recolectaron 204 muestras de suelo cerca del glaciar Shackleton en la Antártida, fuera diferente.

Una muestra mínima de suelo típico podría contener fácilmente miles de millones de microbios, y los suelos antárticos de otras regiones albergan al menos unos pocos miles por gramo, así que se supuso, en el estudio, que todas las muestras tendrían al menos algo de vida a pesar del aire alrededor del glaciar Shackleton sea tan frío y árido. 

Pero para intriga del ecologista algunos de los suelos más fríos y secos no parecían estar habitados por microbios y es la primera vez que se han encontrado suelos libres de ningún tipo de vida microbiana. Esto solo puede sugerir que las condiciones extremadamente frías y áridas imponen un límite estricto a la habitabilidad microbiana, pero a la vez lleva a los científicos a plantearse preguntas sobre cómo deben interpretar resultados negativos, especialmente en la búsqueda de vida en otros planetas. Estos resultados son notoriamente difíciles, debido a que ninguna medición es perfectamente sensible dando la posibilidad de que un experimento bien ejecutado no detecte algo que realmente está allí.

Si hubiera algunos microbios no detectados en el suelo no resta la evidencia de que el frío y la aridez representan un serio desafío para la vida. La combinación de múltiples condiciones ambientales muy desafiantes restringe la vida a más de una que actúa por sí sola.

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.