¿Piel humana y robótica? ¿posible? 

Uno de los objetivos de los ingenieros por varios años ha sido que los robots humanoides puedan o logren tener una apariencia más humana sobre todo en los sectores de medicina y servicios debido a que tienen una interacción más personalizada con los seres humanos.

Hoy en día investigadores japoneses, de quienes no nos sorprende esperar dicho avance ya que es el país en el que más extendidos están los robots humanoides; utilizados ya para ofrecer asistencia a enfermos o personas con movilidad reducida, pero también presentes en algunas tiendas y en empresas como recepcionistas, han logrado fabricar piel para robots con una textura parecida a la humana. De momento han cubierto sólo un dedo, pero su plan es perfeccionar la técnica para usarla en humanoides y facilitar su aceptación social.

Hasta ahora lo más parecido a la piel humana que se ha fabricado es la piel de silicona con la que se intenta dar una apariencia humana a los robots pero la realidad es que el material se queda corto cuando se quieren copiar texturas delicadas como arrugas o funciones específicas de la piel.

¿Cómo lo han logrado? Pues primero sumergieron el dedo robótico en un cilindro con una solución de colágeno y fibroblastos dérmicos humanos, los dos componentes principales que forman los tejidos conectivos de la piel y es que la tendencia natural a encogerse que presenta esta mezcla de colágeno y fibroblastos, permitió que se adaptara bien al dedo.

Esta capa actúa como una base uniforme que facilita que se adhiera correctamente la siguiente capa de células, los queratinocitos humanos, que son las células más presentes en la epidermis humana, constituyen el 90% de la capa más externa de la piel. Esto permite que la piel sea repelente al agua y aparte de todo tenga la habilidad de autocurarse ¡Si, autocurarse, lo puedes creer! 

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.